sábado, 18 de junio de 2016

LA IMPROBABILIDAD DEL AMOR de HANNAH ROTSCHILD


Buenos días, queridos lectores. Nueva reseña de Carlos González-Llanos con una divertida novedad: videoreseña. ¿No estáis deseando echarle un vistazo?

VIDEORESEÑA


RESEÑA

Buena historia que mezcla un tema que conoce la autora, el arte (preside la National Gallery de Londres), con otro tema que está de moda, la cocina. Hannah Rothschild se inventa un cuadro, su origen, su vida, etc. y lo adjudica a un relevante pintor francés del siglo XVIII. Annie, la protagonista, una joven cocinera sin formación que tiene talento innato, encuentra este cuadro en una tienda olvidada de la mano de Dios, lo adquiere por casualidad y, tras un fracaso emocional, decide no otorgarle ningún valor. Incluso a pesar de la insistencia de un joven atrevido, una madre alcohólica y alguna que otra experta en la materia. Annie a por uvas, es decir, que no se entera de nada.   

Desde el inicio se va montando una trama interesante y espectacular entre personajes secundarios que, por desgracia, participan poco en la obra a medida que esta avanza. Las cien primeras páginas del libro son sublimes, las mejores que he leído en lo que va de año y, durante horas, pensé que sería el mejor libro que iba a leer en 2016, incluso mejor que La maravillosa vida breve de Oscar Wao o La Religiosa. Las cien páginas siguientes son casi igual de buenas y hacen que la lectura sea hiperinteresante, una especie de trama a lo Dan Brown pero entrando en detalles y con una literatura exquisita. Luego van 300 páginas sin acción dedicadas a la aburrida vida de Annie y de otros personajes que intentan mostrarnos cómo funciona el sórdido mundo del arte. Y aquí empecé a tener ganas de que el libro se acabara de una vez… Sobre todo por la falta de pasión, que me provocó un aburrimiento tan grande que no quemé ni una sola caloría; y lo único que me animó a seguir adelante fue todo lo que ya había leído unido a la expectativa de que podía volver a mejorar. Ni los capítulos que me recordaban a artículos de la Wikipedia me hicieron desistir. Debía seguir para hallar el desenlace. Lo encontré con las cien últimas páginas, que es donde se retoma la trama inicial, la que a mí me gusta y he de decir que estuvo bastante bien. Menos mal. 

La improbabilidad del amor es un libro entretenido, mitad bien y mitad mal. Me ha fascinado y me ha aburrido, ambas cosas. Tiene mucha trama, pero apenas tiene acción. Prometía una historia de amor, pero no hay na de na. Algunos personajes principales no me han cuadrado del todo o no me han parecido interesantes y creo que otros merecían más atención. Quizás mi problema fueron las expectativas, sobre todo después de leer las primeras 200 paginas. No se puede empezar con caviar para seguir con un plato combinado.

De todas formas, para lectores diurnos con aprecio sobre el mundo del arte o de la cocina y que sientan gusto por los libros largos, creo que La improbabilidad del amor puede ser una buena alternativa para poner en sus manos un libro entretenido. Incluso puede que despierte en algún lector un gusto oculto por la pintura, los museos, etc.

Espero, en cualquier caso, que mi reseña ambigua os baje las expectativas sobre el libro y así, si os animáis a leerlo, podáis disfrutarlo más que yo.  




SINOPSIS

Annie McDee busca en una destartalada tienda de segunda mano de Londres un regalo para su nuevo, aunque poco recomendable, amante. Escondida entre trastos apolillados, una pintura llama su atención y, tras invertir sus escasos ahorros en el regalo, Annie prepara también una deliciosa cena... aunque él nunca aparece.

Ahora tiene en casa un cuadro que empieza a acumular polvo. Y que resulta ser La improbabilidad del amor, la gran obra perdida de uno de los pintores franceses más influyentes del siglo XVIII. Este hallazgo fortuito conducirá a Annie al lado más oscuro del mundo del arte, enfrentada a gente que haría cualquier cosa por poseer la pintura. Para un oligarca ruso exiliado, una avariciosa jequesa, un subastador desesperado, un marchante sin escrúpulos y muchos otros, este cuadro simboliza sus grandes esperanzas y sus peores miedos.

En su búsqueda de la verdadera identidad de la obra, Annie desvelará algunos de los más terribles secretos de la historia de Europa. Y descubrirá que es capaz de amar de nuevo. 

Para más información, pincha aquí

Si quieres ver nuestra divertida videoreseña, pincha aquí.