Nobel 2017 - Kazuo Ishiguro


Cuando todos pensábamos que el Nobel de este año volvería a recaer en alguna leyenda del mundo musical, los suecos vuelven a sorprendernos escogiendo ganador entre el mundo de la literatura. En esta ocasión cae del lado británico, como en 2007, 2005, 2001, 1983, 1953, 1950, 1932 y 1907. Nueve veces en total, siendo el cuarto país que más ha recibido en este ámbito, por detrás de Francia, Estados Unidos y Alemania y justo por delante de suecos y españoles. Entre los ganadores ingleses cabe destacar al primer inglés que lo recibió, Rudyard Kipling, 1907, autor de El libro de la selva, y de El hombre que pudo reinar, fue el más joven en recibirlo, 41 años; al matemático Bertrand Russell, 1953; y lo recibiría también Winston Churchill, como lo han recibido otros muchos políticos (sirva de ejemplo el español José Echegaray, 1904). 
Nos preguntamos, ¿quién es Inshiguro aparte de un apellido perfecto para bromas en nuestro idioma? De hecho, ya circulan chistes del tipo: 

—Nobel de Literatura para Kazuo Ishiguro
—Ishiguro?
—Sí, sí, ishigurísimo, lo acaban de anunciar.



Kazuo Ishiguro, fuera bromas, nació en Japón en 1954, justo el año en el que se estrenaba en su país natal la película Godzilla, se fundaba en el nuestro la Real Asociación de Hidalgos de España y en el que Ernest Hemingway (autor que recomiendo) recibía su nobel de literatura. Siendo niño su familia se trasladó a Londres y a la treintena de edad, tras estudiar literatura y filosofía y un prestigioso curso de escritura creativa, comenzó a publicar relatos, novelas y a escribir guiones. Entre sus obras más destacadas se encuentran Los restos del día y Nunca me abandones. Ambas convertidas en películas (la primera la recomiendo: título, Lo que queda del día). Su última novela es El gigante enterrado, ambientada en la Inglaterra de la Edad Media. En ella indaga sobre temas como la memoria, el olvido, los fantasmas del pasado (tema que también trata en Lo que queda del día) y la sangre y la traición que normalmente conlleva la forja de las patrias (tema perfecto para los tiempos que corren).

El autor, de 62, años, en cuanto le entrevistaron al saberse la concesión del premio, declaró: “Nunca me creí un candidato. Pensaba que era algo que le pasaba a los autores viejos, y esto me ha hecho comprender que ya lo soy”. Y es que sólo nueve de los premiados a lo largo de la historia tenían menos de 50 años.

El Nobel para Ishiguro constituye una sorpresa en el sentido de que no estaba entre los favoritos. No obstante, su elección será menos controvertida que la del año pasado, de eso no cabe duda. Para empezar, porque es escritor, y, segundo, porque ya había recibido varios galardones relevantes en su país. 

El jurado (cuyas deliberaciones no se revelan hasta 50 años después) ha destacado: sus novelas son de gran fuerza emocional y han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”. ¡Ahí queda eso! Vamos…, que a veces es mejor recordar y a veces olvidar, solo que cuando uno tiene que enfrentarse a las experiencias del pasado, pues sufre. 

Por cierto, el autor toca la guitarra, admira a Dylan y también ha escrito canciones. Curiosa coincidencia. 

Y ha declarado que cogió afición a la literatura con las historias de Sherlock Holmes. Normal, ¿y quién no?  

Carlos Álvarez

Relacionados: Nobel 2016