sábado, 13 de agosto de 2016

EL CORDERO QUE CONQUISTÓ PARÍS de CATHERINE SIGURET


¡Buenos días, mis muy queridos lectores! Hoy vengo con una nueva reseña de nuestro autor favorito, Carlos González-Llanos que nuevamente nos sorprende leyendo un libro que podría considerarse de “temática femenina”. Esta es su reseña, no podéis perdérosla.

RESEÑA

No tengo mucho que decir sobre este libro, la verdad. Apuntaba y empezó mejor de lo que es y de como acabó. Se lee fácilmente, sin complicaciones ni figuras literarias que te exijan demasiado. Si acaso la traducción, supongo que compleja, pues pasar frases cargadas de ironías del francés al castellano no siempre tienen que tener sentido o gracia. 

La historia empieza bien, sorprende. Ni la narrativa ni lo que cuenta es como esperaba; y es por eso que la sorpresa suele resultar un punto a favor. Las primeras páginas me hicieron reír mucho (me encantan los libros que me hacen reír), pero la llama de humor se fue apagando a medida que iban pasando las páginas. 

Voy a hablar de la protagonista, por hablar de algo. La protagonista es una mujer rica y caprichosa que defiende sus caprichos y voluntades con todo el derecho del mundo, pues demuestra a cada paso que los demás personajes (sus vecinos) son egoístas, interesados y sumamente aburridos. Describe, sin entrar en profundidad, anécdotas y farsas de algunos de sus vecinos idiotas, sus mundos llenos de multitud de complejos sociales e ilógicas decisiones que son guiadas por el miedo, la falta de atención o las pasiones más bajas. Ella, la prota, por tanto, decide tener un cordero en su casa, decisión tan ridícula y esperpéntica como las vidas de sus vecinos, puede que incluso menos. Estos vecinos tendrán deseos de hacerle la vida imposible, por unirse en grupo contra algo (ya os digo que están muy aburridos… y frustrados). Hasta aquí todo bien, al menos a mí me suena estupendamente y muy irónico; pero el monotema del cordero, salpicado por un amor platónico cansino, pasa del sarcasmo al aburrimiento… 

Lectura fácil para un verano donde los niños suelen chapotear alrededor y el ruido de la vida a veces no nos deja concentrarnos en lecturas más interesantes y de una narrativa excelente (como mi anterior lectura: El océano de la memoria). 

Otras lecturas similares pero más divertidas: Un viaje desastroso... o Amor y gin tonic.

En resumen. El libro es normal, más bien normalito, pues divierte al principio pero acaba alargando y manteniendo el resultado…








SINOPSIS

¿Qué hay de malo en querer vivir con un cordero en la plaza más chic de París?
Alice adora los corderos desde que era pequeña. Hasta el punto de que decide convertir en realidad su sueño de infancia y viajar a Córcega para adoptar un simpático ovino que instala en su apartamento de París.
Pero entre sus vecinos de la muy chic Place des Vosges este tipo de extravagancias no pasan inadvertidas. Firmemente decidida a desafiar las prohibiciones y las convenciones sociales, Alice va a demostrar que convivir con un animal lanudo no es más absurdo que pasar la vida al lado de cualquier estúpido humano.
Y para ello no le importará enemistarse con todos los que la rodean y mover cielo y tierra antes que abandonar el plan. Así, crea un movimiento de apoyo a su cordero parisino y emprende la guerra contra sus vecinos contratando a un abogado. Y no precisamente cualquier abogado, sino aquel por el que está loca desde hace meses... el hombre misterioso de la Place des Vosges. 

¿Vosotros que opináis? Espero vuestros comentarios.