viernes, 14 de octubre de 2016

LAS DOS VIDAS DE LUCIA de ASTRID GALLARDO


Buenos días, mis queridos lectores. Hoy, como inicio del fin de semana, os vengo con una agradable novedad. Una nueva reseña de Carlos el escritor, nuestro querido colaborador que, como ya deberíais saber, ahora es colaborador en la SER MÉRIDA, todos los martes sobre la 13:30h. No os lo podéis perder.

RESEÑA

Después del chasco que me llevé con Un cadáver en Port Du Bélon necesitaba una novela de lectura poco espesa, que no me diera dolores de cabeza, y, a ser posible, si no era mucho pedir, me hiciera reír, sobre todo ahora que llegan las lluvias, las tardes cortas, el cambio de hora y las noches frías… El otoño es precioso, a mí me gusta, pero algunos de sus días van acompañados de cierta melancolía. 


Recordé que me gustó mucho el libro de María José Vela, Amor y gin tonic. El libro que más me ha hecho reír en lo que va de año. Como María José aún no ha sacado su segundo libro (en ello está y yo esperando…) rebusqué en la biblioteca de Cristina para seleccionar otro chic-lit de la misma editorial, tombooktu, con la idea de descubrir otra autora hiperdivertida; y escogí Las 2 vidas de Lucía. Pero esto de la diversión es un don y Astrid Gallardo no lo tiene, al menos en este libro no lo demuestra. No nos asustemos, que si bien no nos vamos a reír, sí que encontraremos otras virtudes más dramáticas en la obra.

Una narrativa bastante ligera, sin líos ni prácticamente adornos, nos presenta la vida de una mujer aparentemente sencilla que ha logrado una posición social y laboral muy alta (al igual que su marido, un exitoso y rico abogado). Lucía, que así se llama, decide dar un giro enorme a su vida dejando de trabajar y dedicándose por completo a su familia (marido y tres hijos). Sin embargo, cuando cambia su rutina diaria y entra en un nuevo mundo, con nuevas posibilidades, nuevos retos, nuevas rutinas, etc. comienza a descubrir que las cosas no son como ella creía. Ni las tiene tan claras como ella pensaba. Su mejor amiga, el marido de esta, excompañeros de trabajo, nuevas amistades, algún amor perdido que reaparece, secretarias que guardan secretos… son los personajes que acompañan a la protagonista en esta tela de araña llena de traiciones y requiebros.

El libro me ha dejado bastante buen sabor de boca, sobre todo porque el último cuarto es lo mejor. ¿Y si de repente, un día cualquiera, descubres una verdad que puede desmoronar toda tu vida? ¿Tú qué harías? ¿Querrías saber esa verdad? Quitando algunos clichés que prefiero no revelar para no quitarle sorpresas a la novela, la autora consiguió sorprenderme con el desenlace. Desenlace que obviamente no voy a contar. Sorry. El resto, en general, está bien, a veces necesario, a veces no, pero que, en todo caso, anotan un debut decente para esta escritora que intuyo que puede dar mucho más de sí, y cuyo nombre me guardo en la memoria, pues, si logra profundizar mucho más en la escritura creo que podrá crear novelas de un nivel superior, con mayor profundidad en la trama, en los diálogos y en las emociones humanas.

Las 2 vidas de Lucía se puede leer tanto del tirón, por ejemplo en un fin de semana lluvioso, como a trozos, avanzando poco a poco en cualquier minuto que se tenga libre. 

Aviso importante: algunas lectoras pueden romper con sus parejas después de leer este libro

 ;-)


SINOPSIS

Lucía vive una vida perfecta, ha abandonado el bufete de abogados y su brillante carrera para dedicarse a su familia y a su marido por amor, últimamente su matrimonio ha perdido chispa pero piensa que es la edad. Un descubrimiento hará que su universo se tambalee y que deba iniciar otra vida, pero ese terremoto también le hará conocer a Paula, una vital enferma de ELA que le hará comprender que uno tiene la obligación de ser feliz y de perseguir sus sueños. Las 2 vidas de Lucía nos hará entender que todos nos merecemos una segunda oportunidad.

Astrid Gallardo construye una novela sencilla y emotiva, capaz de llegar al corazón de cualquier lector y hacerle reflexionar sobre lo que de verdad importa en esta vida. La narración en primera persona que hace que empaticemos con Lucía y en la construcción de unos personajes humanos como Paula, que tiene ELA, una enfermedad degenerativa que va paralizando el cuerpo y que, a pesar de estar al borde de la muerte, no pierde la esperanza ni la vitalidad y es capaz de enseñar a Lucía, y a nosotros, que siempre hay que correr hacia los sueños.

¿Vosotros que opináis?