jueves, 27 de octubre de 2016

DILE A MARIE QUE LA QUIERO de JACINTO REY


Una historia de vidas entremezcladas que transcurre en la segunda guerra mundial, en varios lugares de Alemania y Francia. Seremos testigos de como la guerra, el odio y el fanatismo desestructuran y desmoronan todo lo que tocan. Pasaremos por vidas aparentemente sencillas y felices, inconscientes de lo que se les viene encima, y veremos personas huir sin acabar de comprender el sentido de su huida. Nos sumergiremos en una época en la que mientras unos piensan en enriquecerse vendiendo su alma al diablo, para otros todo pierde su valor y solo queda el precio de la supervivencia. En fin, es una historia de uno de los peores periodos de la humanidad, donde el ser humano demostró, hace poquísimo tiempo, lo malvado que puede llegar a ser.   


El tema de la segunda guerra mundial puede estar algo trillado. Nos lo han metido en tantas películas, documentales y libros que empieza a echar para atrás, sobre todo cuando muchas historias se asemejan tanto las unas con las otras. Este libro, en cambio, llamó mi atención y me decidí a leerlo porque intuí que podía resultar distinto, la búsqueda de una hija por parte de su madre utilizando la guerra como un trasfondo. En realidad, el conflicto es el protagonista de esta historia, pero no en su vertiente bélica o en la parte referida a los campos de concentración, sino en los pequeños resultados que ocasiona en la multitud de personas sencillas que la sufren y que están conectadas por algún punto o momento en común.    

Una alemana aristócrata que toma decisiones avanzadas y arriesgadas para su tiempo; un actor judío que no acaba de comprender todo lo que se le viene encima; un oficial alemán que no cree en lo que hace; un barón testigo del cénit y la decadencia de la intransigencia; una madre que no apuesta por su hija y una niñera que sí; un granjero que arriesga su vida; una granjera que encuentra un motivo para vivir; un matrimonio de chivatos; un muchacho que no hace nada hasta que lo ha perdido todo; un joven que honra la memoria de su padre; una maestra que necesita algo para seguir; etc. Un sinfín de vidas que viven o sobreviven y que se cuestionan a cada momento el valor de su propia vida.   

El libro no es muy largo, no llega a cuatrocientas páginas, pero con una letra grande y pocas palabras por página. Vendrá a ser como uno de doscientas páginas aproximadamente, poco más. Me ha gustado mucho. Es entretenido y a pesar de contar con muchos personajes su lectura es sencilla. Está escrito para prácticamente todo tipo de públicos dando como resultado una obra muy comercial. De hecho, me han faltado más detalles, más dureza y también una historia más lenta con menos saltos de tiempo hacia delante y con capítulos más largos, pues estos suelen ser de dos, tres o cuatro páginas. Bastante escasos para coger intensidad, aunque lo suficientemente entretenidos como para engancharte.     

Jacinto Rey es un gallego que ha vivido en Alemania y Francia y que va por su sexta novela. Le gusta el tenis, esquiar, pasear con su perro y, por supuesto, leer. Es la primera vez que leo uno de sus libros y no dudo en recomendarlo a lectores adultos que busquen una trama currada pero con una narrativa sencilla y apta para cualquiera.

Un buen libro. Muy entretenido.  

Carlos



SINOPSIS

«Entonces reparó en Mathilde [...]. Le bastó una ojeada para saber que no podría hacer nada por ella. Mathilde movió un brazo con dificultad, sacó una fotografía del bolsillo y susurró:

-Dile a Marie que la quiero.

Paul acarició sus cabellos, guardó el retrato de la niña y besó el rostro de Mathilde. A partir de ese momento, nada volvería a ser como antes.»

Jacinto Rey hilvana una novela que muestra un tapiz de historias protagonizadas por seres humanos golpeados por una guerra que los pone al límite. Acción y emoción se dan la mano para dar sentido a unas palabras que son el motor de una búsqueda, de una posible salida al horror. Dile a Marie que la quiero es una novela magistral, muy bien documentada, que recrea una época convulsa, llena de luces y sombras, para encender la llama de la esperanza en medio de la oscuridad. La mirada y el estilo de Jacinto Rey y su habilidad para construir tramas que nos transportan en un viaje laberíntico a momentos críticos de la historia, especialmente duros, no han pasado desapercibidos por los editores internacionales que ven en Rey atisbos del mejor